LCD, OLED, Retina... ¿qué diferencia hay entre estas pantallas?

LCD, OLED, Retina… ¿cuál es la diferencia?

Visita Nuestra Web

En los últimos 20 años, los teléfonos móviles han conseguido evolucionar hasta convertirse en smartphones que son capaces de funcionar como miniordenadores con los que no solo podemos comunicarnos, sino también gestionar nuestra información y emplearlos en nuestro trabajo.

A medida que se han vuelto más inteligentes, también lo han hecho sus pantallas.  Dado que se trata de una de las partes más importantes de un smartphone, ahora mismo podemos diferenciar entre tres modelos de display: tecnología LCD, tecnología OLED y tecnología Retina.

¿Qué distingue a unas de las otras? A simple vista puede que no notemos ninguna diferencia cuando estamos utilizando nuestro móvil, pero sí conviene tener un ligero conocimiento sobre la composición de un display de pantalla para saber de qué nos están hablando cuando nos expliquen términos como SuperAMOLED o TFT-LCD. Por eso, hoy os presentamos una breve introducción a las clases de pantallas que nos podemos encontrar.

Paneles LCD

Hay pantallas LCD que son de tipo TFT (Thin Film Transistor) o IPS (In-Place Switching). El modelo TFT-LCD se considera el más común. Ofrecen imágenes de calidad y resoluciones mucho más altas, mientras que las IPS-LCD se caracterizan por garantizar una mayor duración de la batería y ofertar ángulos de visión más amplios en la pantalla.

Las ventajas de las LCD residen en su buena visibilidad frente a la luz directa del sol gracias a su iluminación uniforme. Hasta hace poco, eran las pantallas con el coste de producción más bajo.

Paneles OLED

En los teléfonos de gama alta lo más normal es que encontremos las pantallas OLED. Son más brillantes, delgadas y más eficientes que las pantallas LCD. Permiten que el contraste sea mayor, tengan una eficiencia energética superior y que los colores negros se vean con mejor profundidad en el móvil.

Disponen de materiales orgánicos que son capaces de emitir luz por sí mismos cuando se les aplica electricidad. Esto significa que las pantallas OLED son capaces de encender y apagar cada uno de sus píxeles de forma independiente, permitiendo que los negros sean más oscuros y los blancos más brillantes. Esto no ocurría en los paneles LCD, ya que se apagaban y encendían por zonas.

Tienen dos variantes:

  • AMOLED. Una versión de OLED que mejora los colores, el constraste y el brillo. Además, muestra las imágenes más claras que con el panel OLED convencional.
  • SuperAMOLED. Ofrecen pantallas aún más brillantes y más ahorros de energía.

Otras dos versiones, aunque menos conocidas, son las Dymanic u Optic AMOLED. Las primeras buscan reducir la fatiga ocular, mientas que las Optic se diferencian en el calibrado y el software de control.

Paneles Retina

Se nombre se debe a la inmensa cantidad de pixeles que hay por pulgada -concretamente, 326-, y su principal característica es la mejora notable que se consigue en el visionado de imágenes y de textos. Esto, según Apple, garantiza un nivel de detalle ‘increíble’ y una mejora de la experiencia de visualización de contenidos.

Apple presenta dos variantes dentro de estas pantallas: la Super Retina y la Retina XDR. Ambas superan los retos de las pantallas OLED tradicionales incluyendo la tecnología de alto rango dinámico (HDR), que proporciona una amplia gama de áreas oscuras y claras en fotos y vídeos. Esto permite ver auténticos negros profundos y blancos puros y brillantes.

¿Qué modelos responden a estos estándares de pantalla display?
  • Super Retina. iPhone X, iPhone XS y iPhone XS Max.
  • Retina XDR. iPhone 11 Pro, iPhone 11 Pro Max, iPhone 12, IPhone 12 Mini, iPhone 12 Pro, iPhone 12 Pro Max, iPhone 13, iPhone 13 Mini, iPhone 13 Pro y iPhone 13 Pro Max.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *